Duncan Jones cuenta como serian las secuelas de «Warcraft El Origen»

Hace poco mas de un año que Warcraft El Origen se estrenó en cines, y Duncan Jones, director del film, ha estado en Prince Charles Square de Londres y ha contado al público cómo sería la trilogía.

“La primera película es sobre establecer el mundo y mostrar a Durotan ayudando a su hijo a escapar de un planeta moribundo. Así que para mí, la idea del recorrido de las tres películas hubiera sido que Thrall cumpliera la visión de Durotan de construir un nuevo hogar para los orcos. Así que [la secuela] hubiera sido sobre los años de adolescencia de ese bebé, y cualquiera que conozca las historias de Warcraft sabrá que hay una historia muy en la línea de Spartacus que va con ese personaje. Básicamente hubiera seguido con eso. Y en el lado de los humanos, está un poco menos claro cómo hubiera seguido, pero básicamente hay consecuencias a esta película que necesitarían completarse. Y en cuanto a los orcos, estaríamos siguiendo a este bebé, Go’el, conocido como Thrall en el universo, y cómo eventualmente crea el hogar de los orcos”.

Económicamente hablando, no podemos decir que fuera un fracaso ya que recaudó más de 386 millones de dólares (el público chino fue uno de los que más contribuyó). Pero en la taquilla estadounidense solo fueron unos 47 millones de dólares, y tras las críticas de parte del público y la prensa especializada, el sueño de la trilogía se desvaneció, o al menos por el momento no hay nada previsto hasta que Legendary, Blizzard, Universal y unos cuantos más, den el visto bueno.

Warcraft El Origen fue muy esperada para nosotros, los fans de World of Warcraft: verlo en pantalla grande, con detalles reales de nuestro mundo favorito y nuestros héroes era todo un sueño. Pero tras el «subidón» del estreno, te das cuenta que el guión tenía agujeros (¿posibles cortes en postproducción para acortar la duración de la película?), y había temas que si no se sabía bien de antemano del «lore» de Warcraft, era complicado de entender. Además, se dice que el casting tampoco puso mucho interés en la película.

Hay muchas películas basadas en libros o en videojuegos que siempre se dejan «en el caldero» algún punto, pero es fácil seguir la película. Pero aquí realmente no fue así, como saber de dónde viene la historia del «Fel», pensado quizá para explicarlo en películas posteriores o leerse el libro de Durotan, precuela de la película.

Tras salir del cine con varios miembros de mi hermandad y mientras esperábamos el tren ligero de la Ciudad de la Imagen de Madrid, hubo que aclarar unos cuantos aspectos que están en las novelas para comprender algunos hechos. Novelas que, al final, acaban completando la historia del juego y viceversa.

Pero Duncan Jones hizo un gran esfuerzo con la reconstrucción Azeroth, los detalles sobre el juego, los efectos especiales y CGI, y el trasfondo de la historia (pese a algunos cambios argumentales) fueron bastante buenos, además de los guiños al juego que pudimos ver en nuestro artículo de los ‘Easter Egg’ del film.

Una vez visto esto, si finalmente hubiera una segunda y tercera parte, ¿hasta qué punto nos gustaría que nos centráramos tanto o solamente en la historia de Thrall?

Sabemos qué sucedió con el: Thrall, traducción del orco de «esclavo», es recogido por el señor Aedelas Lodonegro y utilizado para hacer combates tipo gladiadores, gracias a lo cual quería ganar dinero. Le enseña todas las costumbres, cultura e historia de los habitantes de Azeroth y aprende también todas las artes de la guerra de los humanos.

 

Al final sale de su «prisión» y con ayuda escapa de su amo, acabando convirtiéndose con el tiempo y con mucho esfuerzo en «El Señor de los Clanes». No, no es spoiler que hay hasta una mazmorra sobre la fuga y la historia.

Es impresionante cómo consigue liberar a los orcos y se convierte en Jefe de Guerra. Consigue reunir a su pueblo, perdona a quienes traicionaron a su padre y devuelve muchas tradiciones a los orcos, entre ellas el chamanismo, olvidado y prácticamente sustituido por Gul’dan que antepuso la magia de los Brujos.

Pero, ¿realmente es ésta la historia que queremos ver? Oh, claro que sí, es una historia importante, muy importante de hecho, gracias a Thrall (y con la colaboración de Jaina) la Horda y la Alianza han convivido en algunas épocas de la historia y se unieron para luchar contra la Legión en Azeroth. Pero (y aquí viene otro pero), estamos contando solamente la supervivencia de la Horda, y desde el principio se quería mostrar que no hay buenos y malos, sino lucha por cada pueblo.

Pero (otro pero más) no solo es eso, ¿qué hacían en la Alianza mientras tanto? Si, unos campos de exterminio o algo parecido para los orcos que iban siendo capturados.

Si seguimos la historia tras la muerte del Rey Llane, tal como nos quedamos en Warcraft: El Origen, nos encontramos la huída de Ventormenta por parte de parte de la ciudadanía que sobrevive tras un ataque brutal de los orcos, con un principe Varian que conoce al principe… ¡Arthas! Y empezamos a conocer la hermosa ciudad de Lordaeron, la lucha contra la invasión de los Orcos o la muerte de Lothar.

Además, también tenemos por ahí a Gul’dan que visita las Islas Abruptas para adentrarse en La Tumba de Sargeras (¿os suena? Pero esta parte de las Islas Abruptas es del pasado, no del presente en el juego). Y según vamos viendo como crece Thrall con Lodonegro, Arthas se va convirtiendo en un joven que se enamora de la maga Jaina Valiente, vemos como crece su ansia por salvar a su pueblo a costa del mismo, y cómo nos sumerge en lágrimas la conmovedora historia de su caballo Invencible. Y así, llega el levantamiento del Rey Exánime.

También en este lado tenemos grandes personajes como Khadgar, Uther, Rhonin…

Al final, cierto es, que no se puede contar la historia de Thrall y combinarlo con la historia de Arthas y del reino de Lordaeron. Son historias que deben protagonizarse de una en una. Quizá sería un buen punto que se contase la historia de Thrall mientras la Alianza va puliendo la guerra, preparándose para la invasión de Ventormenta, la huída al reino de Lordaeron y la presentación del príncipe Arthas sin ir más lejos en su historia hacia el camino equivocado, las tensiones entre los miembros de la Alianza y las rupturas de acuerdos entre ellos, traiciones y demás que van rodeando el entorno.

Lo que sabemos es que hay mucha, muchísima historia por ver y muchísimo contenido para unas cuantas películas. Porque Warcraft no solamente se basa en la lucha de la Horda contra la Alianza, la supervivencia de razas y los intereses de cada una. En Warcraft tenemos mucho más, con el trasfondo principal de la historia: Sargeras y su Legión Ardiente, o como vienen diciendo en la película, la magia del «Fel».

Y a ti, ¿cuál te gustaría ver? ¿La historia de Thrall, o la de Arthas? ¿Cómo crees que podrían ser las secuelas?

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Creadora de Sombras en Azeroth, que nació para contar la historia de mi personaje dentro del maravilloso mundo de World of Warcraft, mostrando el sendero de una Bruja.

Deja tu comentario