Campaña de los Humanos: La Plaga de Lordaeron – Capítulo 3: Los Estragos de la Peste

Tres días después, en Alterac, Arthas y sus hombres esperan cerca de una encrucijada en la Carretera del Rey.

Hemos pasado un Interludio en el que El Profeta se ha encontrado con Antonidas. Jaina ha escuchado a escondidas la conversación.

INTERLUDIO

El Profeta dice: ¡Tienes que ser más sabio que el Rey! ¡El fin se acerca!

Antonidas dice: Ya te lo he dicho, ¡no me interesan estas tonterías!

El Profeta dice: Entonces estoy perdiendo el tiempo aquí.

Antonidas dice: Ya puedes salir, Jaina. Se ha ido.

Jaina dice: Siento haber escuchado a escondidas, maestro, pero…

Antonidas dice: He aprendido a contar con tu naturaleza inquisitiva, niña. Ese loco insensato está convencido de que el fin del mundo se acerca.

Jaina dice: He oído rumores sobre una peste que se extiende por las tierras del norte. ¿Realmente piensas que la plaga es de naturaleza mágica?

Antonidas dice: Es muy probable. Por eso necesito que vayas allí e investigues el asunto. He dispuesto que te ayude un enviado especial.

Jaina dice: Sí, maestro. Haré cuanto pueda.

COMIENZO DEL CAPÍTULO 3

Tras el interludio comienza el Capítulo 3, en el que vemos a Arthas esperando a Jaina.

Capitán dice: Príncipe Arthas, llevamos horas esperando. ¿Seguro que va a venir?

Arthas dice. Estoy seguro. Jaina siempre suele retrasarse.

Aparece Jaina luchando con un grupo de orcos que la persigue.

Capitán dice: ¡Debemos ayudarla!

Arthas dice: Baja las armas, Capitán. Sabe cuidarse sola.

Arthas dice: Caballeros, os presento a la señorita Jaina Valiente, una agente especial del Kirin Tor y una de las hechiceras de mayor talento de estas tierras.

Arthas dice: Parece que no has perdido tu toque. Me alegro de volver a verte, Jaina.

Jaina Valiente dice: Yo también, Arthas. Hace tiempo que no me escolta ningún príncipe.

Arthas dice: Tienes razón. Bueno, supongo que habrá que ponerse en camino.

Jaina Valiente dice: Nuestras fuentes creen que la peste tuvo su origen en una región situada al norte. Deberíamos inspeccionar las aldeas de la Carretera del Rey.


MISIÓN PRINCIPAL

Investigar las aldeas.

  • Explorar el campo
  • Arthas debe sobrevivir
  • Jaina debe sobrevivir

Partimos con Jaina y Arthas junto con tres soldados. Vamos a ir recorriendo el camino juntos visitando a los diferentes aldeanos.

El primer aldeano nos alertará de que hay un problema en el puente que se encuentra más adelante.

En dicho puente nos estará esperando un aldeano con una misión.

Aquiles dice: ¡Alteza, alguien ha destruido el puente desde la otra orilla del río! Hay otra forma de cruzar, pero ya no es tan segura como antes.

Nos dirigiremos hacia el este al nuevo punto de destino señalado en el mini-mapa. Cuando lleguemos a la aldea que se encuentra cerca, veremos cómo los habitantes huyen mientras unos mueren siendo atacados por unos bandidos. Una vez los matemos, podemos hablar con el aldeano que nos espera.

Alric dice: Alteza, cerca de aquí hay un antiguo altar con una fuente. Las leyendas cuentan que sus aguas sagradas pueden devolver la salud y curar heridas graves.

Arthas dice: Podría sernos de utilidad.

Esta conversación activará la misión opcional.


MISIÓN OPCIONAL

Fuente de salud

  • Encontrar la fuente de salud

Hacer esta misión no nos va a suponer mayor problema, ya que podremos hacerla mientras vamos hacia el destino final de la misión principal.

Se encuentra en la parte noroeste del mapa, y en el camino nos iremos encontrando esqueletos que derrotar. La fuente en sí estará rodeada de ellos.

Cuando lleguemos a la fuente, la misión opcional será completada. Podremos quedarnos para curarnos un rato.


A mitad de camino, nos encontraremos con un grupo de esqueletos que nos atacarán.

Arthas dice: ¿Qué criaturas eran esas, sargento?

Sargento dice: ¡No-muertos, alteza! ¡La aldea entera se ha vuelto loca! Hicimos lo posible por proteger a los aldeanos, pero…

Arthas dice: Llegaremos hasta el fondo del asunto.

Según avanzamos, vamos a encontrarnos con una escena delante de un granero infectado.

Jaina Valiente dice: Es como si la tierra que rodea ese granero estuviera… muriendo.

Arthas dice: ¿El grano también puede contagiarse de esta peste?

Jaina Valiente dice: Esperemos que no. Esas cajas llevan el sello de Andorhal, el centro de distribución de los condados del norte. Si este grano puede extender la peste, no habrá manera de saber cuántos pueblos pueden estar infectados.

Nos vamos dirigiendo al punto de destino de la misión principal, y en el camino nos iremos encontrando cada vez más no-muertos. En uno de los puntos aparecerán sacerdotes que nos informarán:

Sacerdote dice: Saludos. Somos sacerdotes de Quel’Thalas. Hemos venido a curar la tierra de esta extraña maldición.

Jaina dice: Como siempre, la generosidad de los elfos es bien recibida.

Sacerdote dice: Hay un granero al otro lado de esta aldea. Es posible que esta infestación maligna se manifieste allí también.

Arthas dice: Iremos a comprobarlo.

Con esto, adquiriremos una nueva unidad, los sacerdotes.

  • Sacerdotes: lanzahechizos de apoyo. También aprenden Sanar, Disipar Magia y Fuego interno.

Además, la misión principal de investigar las aldeas estará completada y tendremos una nueva misión dentro de este capítulo.


MISIÓN PRINCIPAL

Granero

  • Destruir el granero

Nos dirigiremos hacia el punto de destino del minimapa. Encontraremos bastantes no-muertos de la plaga en el camino que debemos ir matando.

También nos encontraremos al suroeste a un defensor de la región, que nos dará una nueva unidad adquirida, el Equipo de mortero.

  • Equipo de mortero – Armamento de asedio a largo alcance. Es lenta y vulnerable, pero efectivo contra edificios. Puede aprender la habilidad de bengala.

Podemos recogerlo y continuar nuestro camino.

Cuando lleguemos al punto final, nos encontraremos una escena con Kel’Thuzad.

Kel’Thuzad dice: ¡Hemos sido descubiertos, hermanos! ¡Escapad y continuad con la operación!

Kel’Thuzad dice: Siento no tener tiempo para charlar. El deber me llama…

Kel’Thuzad invocará a varios esqueletos y saldrá una abominación de detrás del granero.

Jaina Valiente dice: Esa criatura parece estar hecha de diferentes cuerpos cosidos entre sí.

Arthas dice: Mejor la estudiamos después de haberla matado, ¿te parece?

Lucharemos y mataremos a los enemigos y tendremos el camino despejado para destruir el granero. Cuando lo hagamos, se dará por terminada la misión y el capítulo.

Finalmente, saldrá una nueva escena.

Arthas dice: ¿Qué era eso? ¿Y quién era el brujo vestido de negro?

Jaina Valiente dice: Creo que el hombre vestido de negro era un nigromante. Es evidente que él y sus lacayos son los responsables de la peste.

Arthas dice: Bueno, estoy casi seguro de que en Andorhal lo encontraremos tanto a él como las respuestas que buscamos.

Creadora de Sombras en Azeroth, que nació para contar la historia de mi personaje dentro del maravilloso mundo de World of Warcraft, mostrando el sendero de una Bruja.

Deja tu comentario